Descubriendo Bretaña: el primer intercambio de casa de Susana y su familia

¡Un viaje muy completo! Susana disfrutó de su primer intercambio de casa en Bretaña con GuesttoGuest, su madre viajera ¡de 82 años!, sus dos hijos y su marido.

Intercambio de casa en Bretaña

“Año tras año mi madre nos visita en verano. Es una persona que ha viajado por todo el mundo y aún lo sigue haciendo con sus 82 años.

Siempre pone mucho entusiasmo en todo y sabe ver el lado más bonito de allá a dónde va, ¡aunque ya haya estado en los paisajes más bonitos del mundo!

Éramos nuevos en GuestToGuest y nos entusiasmó la idea de usar nuestros puntos para ir a una casa

Primero recibimos invitados en nuestra casa. Así fue como pudimos después canjear nuestros GuestPoints con una familia de Bretaña, lugar que siempre nos atrajo por su historia.

Buscábamos un intercambio de casa en Bretaña que se ajustara a nuestros requisitos. Al principio fue complicado dar con el intercambio perfecto, y más aún con la ansiedad que se despierta cuando uno está entusiasmado con un destino. Ahora sabemos que no todos contestan con rapidez, y ¡debemos tener paciencia! Al final encontramos la maravillosa casa de Le Bohec, que nos invitó con gusto.

Intercambio de Casa en familia
La casa en Bain-de-Bretagne de Le Bohec

Es verdad que noté un poco de nervios por parte de nuestros anfitriones, pero me pareció lo más lógico. Dejaban su hogar, sus pertenencias en manos de extraños, sin contar con ninguna recomendación. Era nuestra prueba de fuego.

No solo nos iban a dejar su casa, ¡sino también a Coquet!, una bonita gata negra, de una mirada enternecedora. Mi madre ama los gatos y a mis hijos le gustan todos los animales. Coquet se convirtió en nuestra mascota rápidamente.

Así partimos una mañana desde Castro Urdiales con destino a Bretaña. Éramos cinco, ¡la familia al completo!, mi hija de 11 años, mi hijo de 21, mi madre, mi marido y yo. Entrada la noche llegamos a Bain de Bretagne.

Intercambio de Casa en Bretaña
La casa en Bain-de-Bretagne de Le Bohec

La familia que nos esperaba resultaron ser personas sumamente cordiales y cercanos. La mujer ultimó detalles para que todo quedara perfecto, y las niñas eran adorables. Cierto es que la limitación del idioma resultaba un escollo para decir todo lo que estaba pasando por nuestras mentes al ver una vivienda tan acogedora, bien decorada, luminosa, que se nos entregaba sin saber quiénes éramos y sin tener antecedentes. Era nuestra primera experiencia.

Enseguida comenzamos a hacer planes y decidimos que iríamos a conocer la ciudad. Fue toda una sorpresa cuando al salir nos encontramos en la oscuridad total, solo las luces de las estrellas resplandecían en la noche de verano. Yo había escuchado algo de contaminación lumínica, pero ahí la noche se mostraba en su negrura más intensa. Ni una sola casa tenía una luz encendida.

Distintas costumbres y distintos hábitos, nos enriquecen cuando nos sumergimos en el mundo cotidiano de nuestros anfitriones

Nos ha quedado un sabor delicioso de esta experiencia en familia. Siempre que sale el tema “vacaciones” en una reunión de amigos no dejo de mencionar lo maravilloso de hacer intercambio de casas. Descubres un mundo, donde prevalece la gratitud, el deseo de dar el mejor cobijo a gente que no importa que no conozcas. 

Se abre un mundo de posibilidades. Te olvidas de pensar cuánto vale el hotel, o apartamento. Puedes experimentar, vivir como uno más en el lugar más remoto, no ser el turista, sino ser un huésped integrado.

Aprender a confiar, esa es la clave para que puedas adaptarte a este sistema. Otra premisa es aprender a compartir lo tuyo sin miedos. Estamos en este mundo para ser felices, no para aferrarnos a nuestras pertenencias sin poder soltarlas.

En definitiva, el intercambio de casas es algo totalmente recomendable para salir de ese estado de confort, en el que siempre debes pagar para tener una buena experiencia, y cuanto más pagas mejor es el resultado.

Gracias, GuestToGuest, por crear este canal de comunicación, facilitando el intercambio, para que logremos este objetivo, ser mejores personas.

Encuentra tu intercambio